jueves, 7 de diciembre de 2006

La re-reelección de Hugo Chávez





El mundo
Lunes, 04 de Diciembre de 2006

Se fueron todos
Gabriel Puricelli *

El “que se vayan todos” venezolano ha alcanzado sus últimas consecuencias. Una vez más, todo lo que no puede “matar” al chavismo, lo fortalece: en la serena aceptación de ese hecho por sus circunstanciales beneficiarios y perjudicados se cifra el futuro de una democracia que ayer mostró una peculiar y tozuda buena salud. Entre muchos posibles, un elemento que debe ser destacado en estas elecciones es la legitimación que brinda no sólo la limpieza general del proceso (según la visión preliminar de la OEA) sino sobre todo la participación en él de un sector muy mayoritario de la oposición. El desempeño de éste debería obligar a sus líderes a desechar definitivamente la tentación de actuar por fuera del juego político que marca la Constitución venezolana.


La elección puso frente a Chávez no sólo a Manuel Rosales, quien –por cierto– apoyó el fallido golpe del 2002, sino a un candidato a la vicepresidencia como Julio Borges, quien se empeñó en dejar bien sentado que él no había apoyado esa intentona. Los medios no han mostrado en la noche del recuento la cara opositora del golpista Pedro Carmona sino la de Teodoro Petkoff, alguien que empezó a abrir brechas en el dique bipartidista 30 años antes de su derrumbe estrepitoso en los albores del chavismo. Un cambio de largo aliento subyace la continuidad que toda reelección supone: la ausencia definitiva de los símbolos de la Venezuela del Pacto de Punto Fijo y la alternancia sin alternativas. El proceso en dos tiempos que se abrió en 1994 con la victoria de Rafael Caldera, la primera vez que ni Acción Democrática ni Copei ganaban unas elecciones, y se radicalizó con la llegada de Chávez en 1999, ha alcanzado el punto en el que no quedan más que unos rastros tenues de esos partidos , cuya derrota definitiva es el fracaso de la postura abstencionista de AD y la total dilución de Copei en la coalición opositora. Si los derrotados de ayer persisten en su encuadramiento democrático, la de ayer tal vez haya sido la elección que dé lugar a un nuevo sistema de partidos en Venezuela.

* Coordinador del Programa de Política Internacional - Laboratorio de Políticas Públicas.

© 2000-2006 www.pagina12.com.ar República ArgentinaTodos los Derechos Reservados

1 comentario:

Javier Minetti dijo...

Gabriel: vi tu comentario recien hoy en mi blog. Gracias por detenerte a leerlo. El motivo no solo es agradecerte por la dirección de los podcast sino porque, vaya a saber por que hoy, tu apellido me trajo un recuerdo de mi niñez.
En el pueblo donde yo nací (Piamonte, pcia. de Santa Fe) la gran colonia de italianos que lo integra tuvo años atrás, mas o menos unos 25, una orquesta llamada "Característica Puricelli".
Estaba compuesta por los miembros de toda la familia y era muy común en las tradicionales fiestas de mi pueblo que los pasodobles, foxtros, rancheras y algunos incipientes cuartetazos salieran del acordeón de Don Puricelli (allá todavía le decimos "Purichelli").
Un abrazo. Javier